Los gerundios del capítulo XVII

Esta es una observación de todos los gerundios del capítulo. Deber ser, según creo, el procedimiento adecuado para obsevar su comportamiento en el contexto de la serie temporal, que representa acción. En las descripciones del uso de este tiempo y del infiinitivo no se tiene en cuenta el papel que desempeñan en el texto de la representación. Se engloban en la descripción de su valor las frases narrativas y las no narrativos, las propias del habla.

El gerundio al depender de una forma flexiva, indefinido o imperfecto, en principio se vincula al plano de estos tiempos, y se sigue el criterio oracional sintáctico. Pero si se trata de verbos de acción, como ocurre en la mayoría de los casos, los gerundios son  conmutables por el indefinido en unos casos y por el imperfecto en otros. Los que se conviertan en indefinidos, al adquirir el caracter perfectivo, cambian ligeramente el matiz, como se puede observar en el número 2 , en llegando, le dijo por llegó y le dijo». Pierde la simultaneidad y resulta consecutivo. Incrementan los puntos temporales del núcleo. Si no son acción, como el número 17, temiendo, no pueden conmutarse.

Por ser acciones forman parte de las acciones argumentales, que es el encadenamiento, ocupan el mismo punto del verbo personal y por esta razón son asimilables a la trama puntual. Pero no pueden formar estrato propio, ni plano alguno. Se parecen por su aspecto no terminado a un imperfecto de segundo plano. Y acompañan con frecuencia al verbo introductor del lenguaje directo o indirecto. Enumero 15 gerundios. Y reuniré otros ejemplos para completar este estudio.

El número 1 es perífrasis continuativa, pero su valor para formar  la serie lo da el auxiliar en indefinido y por ello el gerundio solo aporta  su aspecto continuativo y semántico. Estos gerundios que componen la perífrasis no los he incluido en la lista.

1 «estaba él comprando unos requesones»
Las perífrasis se consideran como si fuera una forma simple, en este ejemplo como un imperfecto.

2 «el cual, en llegando, le dijo»:
La partícula ”en” da un valor de anterioridad, sin que modifique la articulación temporal de la serie de acciones. La acción “llegando” , simultánea con decir, puede conmutarse a primer plano: «el cual llegó y le dijo”.

3 «pero él no le dio crédito, siempre creyendo y pensando que todo lo que le sucediese habían de ser aventuras y más aventuras».
creyendo” y ”pensando” son predicaciones secundarias. Por ser verbos introducen un objeto directo: el pensamiento de don Quijote, que se expresa en palabras que dice el narrador. Pero por no ser verbos de acción no se pueden conmutar a primer plano. Podrían conmutarse por imperfecto: *siempre se preguntaba y pensaba que ….  Son predicados que no se pueden encadenar entre las acciones del núcleo.

4 «Y, volviéndose a Sancho, le pidió la celada».
Es verbo de acción: “volverse” es predicación secundaria del verbo nuclear “pedir”.
Equivale a *se volvió y pidió la celada
Es una acción simultanea que podría conmutarse por indefinido nuclear.

«quitose la celada [por ver que cosa era la que, a su parecer, le enfriaba la cabeza],  y, viendo  aquellas gachas blancas dentro de la celada, las llegó a las narices».
“viendo
” es predicación secundaria, se puede conmutar a indefinido, equivale a *quitose la celada …  y vio aquellas gachas blancas dentro de la celada, las llegó a las narices.

6 «las llegó a las narices en oliéndolas dijo:»
La partícula en da valor de anterioridad, el gerundio no lo tiene, como en 2.
”por ver” de percepción, no modifica a “quitose la celada”, pero es su complemento indicando futuro o finalidad.
Hace el doblete con el gerundio  por ver y viendo. Finalidad y realización de la finalidad. Acción que tiene por sujeto a don Quijote.

7   «afirmándose bien en los estribos»
8  «requiriendo la espada»
9  «asiendo la lanza»
10 &nbsp «a lo que dijo don Quijote, sonriendo un poco»
11 «llegándose a don Quijote, [que estaba dando priesa al leonero que abriese las jaulas], le dijo:»
11 «llegándose a don Quijote, [que estaba dando priesa al leonero que abriese las jaulas], le dijo:»
12 «volviéndose al leonero, le dijo:»
13 «volviendo a dar priesa al leonero y a reiterar las amenazas, dio ocasión al hidalgo a que picase la yegua, Sancho al rucio, y el carretero a sus mulas»
14  «procurando todos apartarse del carro lo más que pudiesen»
15 «Viendo, pues, el leonero que (ya los que iban huyendo estaban bien desviados), tornó a requerir y a intimar a don Quijote»
16 «se determinó de hacerla a pie, temiendo que Rocinante se espantaría con la vista de los leones»
17 “temiendo” no puede conmutarse a indefinido,  primer plano, no es una acción; sí se puede conmutar a imperfecto,  segundo plano, pero señalado la causa con anterioridad *porque temía que.

18  «desenvainando la espada, paso ante paso, con maravilloso denuedo y corazón valiente, se fue a poner delante del carro»
19 «se fue a poner delante del carro encomendándose a Dios de todo corazón, y luego a su señora Dulcinea.»
20  «pasó adelante, anudando el hilo de la historia, diciendo que, visto el leonero ya puesto en postura a don Quijote» (ver Palabras del narrador en el capítulo XVII).
21  «Viendo lo cual don Quijote, mandó al leonero que le diese de palos»
22  «alcanzando Sancho a ver la señal del blanco paño, dijo:»
23  «perdiendo alguna parte del miedo»
24  «poco a poco se vinieron acercando»
25  «en llegando, dijo don Quijote al carretero:»

Infinitivo, gerundio y participio

Infinitivo, gerundio y participio

Se utilizan con abundancia estas formas en el texto de la narración. Son acciones o eventos, con un valor léxico que permitiría en ocasiones conmutarse por una forma personal y de esto modo integrarse en la articulación temporal de los sucesos. Pero no se pueden articular en ella al tratarse de formas  dependientes. No obstante la posibilidad de su conmutación indica que se trata de acciones que acompañan al argumento del suceso y según el caso podrían conmutarse por una forma personal y quedar integrados en  él.  Al significar un evento, acción o estado tienen la capacidad de señalar un momento de la articulación temporal. Pero esta se realiza como sabemos por los indefinidos y los imperfectos. Cuando forman una serie, lo que implica que viene después en la serie ha sucedido después en el argumento. Cuando no es así es necesario marcar su alteración. Estas formas  no tienen capacidad de situar su predicación en un  momento temporal, y se apoyan en uno de los tiempos narrativos. De diferente modo cada una. Un esquema general sería así:

1  El infinitivo , por ser equivalente a un  nombre tiene que estar presentado por una partícula:

al llegar a casa  me contó el asunto”

El  ejemplo tiene una acción nuclear «contó» y otra en infinitivo, que toma su temporalidad del núcleo.  Si se conmutan los tiempos se diría *llegó a casa y me contó el asunto y se articulan consecutivamente.

2 El gerundio con carácter adverbial puede ser predicación secundaria:

 “entrando de prisa en la avenida Juan vio el accidente”

El gerundio indica una acción contemporánea a la nuclear, pero sise conmuta el tiempo, podría decirse:

*Juan entró de prisa en la avenida y vio el accidente

3 El participio da la acción como ya completada y al tomar la temporalidad de verbo nuclear expresa una retrospección:

“apagado el fuego, entraron en la vivienda”

Y la transposición diría:

*habían apagado el fuego y entraron en la vivienda

Cada forma no personal requiere un estudio propio.

Hortensia Martínez García, de la Universidad de Oviedo, en su cuaderno “Construcciones temporales “, ArcoLibros, dedica un capítulo a estas formas en el que prácticamente todas las ejemplificaciones vienen a ser oraciones apofánticas. En este cuaderno se encontrarán las ideas expuestas en esta entrada y otras más.   Hay otros estudios , pero este lo considero valioso para iniciarse en la función narrativa de estas formas.

 

 

Las formas no personales del verbo (2)

Las formas no personales  son verbos que expresan acciones, eventos  o estados, pero no tienen  el valor temporal  propio del indefinido  – que es el momento  presente de la narración- o del  imperfecto que le acompaña  y que puede articular el segundo plano por ser una  forma personal independiente.

El infinitivo, gerundio y participio quedan dentro de la sintaxis oracional. Pero pueden señalar algunos aspectos o momentos  temporales y esto es lo que importa desde el punto de vista del texto de la  narración, que supone la articulación temporal de un suceso.

En el número 31 indico que estas formas no suponen problema para el desarrollo de la estructura narrativa, pero es necesario estudiar sus apariciones en este contexto, es decir, en las oraciones apofánticas.  Hay problemas propios de la sintaxis oracional que carecen de relevancia en la gramática de la narración.

Llamó para saber la llegada de tu vuelo. No tiene valor narrador este uso del infinitivo.

Acomodados   dio  comienzo el acto. Sí lo tiene.

Se podría conmutar por *Se acomodaron , dio comienzo el acto. Y entonces se ve que la acción de acomodarse forma parte de la articulación temporal del primer plano.

Y este otro ejemplo del capítulo XVII:

Limpiose don Quijote y quitose la celada por ver qué cosa era la que, a su parecer, le enfriaba la cabeza, y, viendo aquellas gachas blancas dentro de la celada, las llegó a las narices, y en oliéndolas dijo:

 Se pueden conmutar los gerundios:

*“Limpiose don Quijote y quitose la celada por ver qué cosa era la que, a su parecer, le enfriaba la cabeza, y, vio aquellas gachas blancas dentro de la celada, las llegó a las narices, y las olió y  dijo:”

En el capítulo XVII del Quijote aparecen unos quince o veinte gerundios, algunos en perífrasis. A ellos dedicaré una entrada nueva por su extensión no cabe en esta.