Relato en primera persona

Si se lee la dedicatoria del texto de Jorge Isaacs, María, y se toma todo lo que dice como real, se tiene por cierto esto: el escritor, J. Isaacs, entrega el libro de recuerdos que Efraín puso en sus manos antes de fallecer. El escritor lo dedica a los hermanos de Efraín. Comienzan las memorias de Efraín diciendo: “Era yo un niño aun cuando me alejaron de la casa paterna…” En este momento tiene el lector dos comunicaciones: la del escritor dirigida a los hermanos de Efraín, caros amigos, y la del mismo Efraín en sus memorias: “era yo un niño”. Ambas presuponen, si lo tomamos como enunciación real, la deixis actual anclada en el presente de los que hablan